martes, 19 de agosto de 2014

Los Cinco Latinos del Frente UNEN

Tristes tribulaciones del Frente lacerado.

Los Cinco Latinos del Frente UNENescribe Oberdán Rocamora
Redactor Estrella, especial
para JorgeAsísDigital
La verdad, lo que más interesa de Los Cinco Latinos del Frente Amplio UNEN, es si se acercan o no a Mauricio Macri, El Niño Cincuentón.
Como Frente está lacerado. Con fracturas íntimas, soldadas con presentable voluntarismo.
Contiene, por lo menos, dos fórmulas presidenciales, ineludiblemente antagónicas.

Cinco Latinos

Se trata de un conjunto de presidenciales venerables. Reluce la vocalista principal, la señora Elisa Carrió, Gran Constructora de Demoliciones.
Ahora Carrió se plantea, en la práctica, si le dan un poco de tiempo, el objetivo inconsciente de demoler también al PRO, la expresión institucional del macricaputismo.
Los Cinco Latinos del Frente UNENSon cuatro galanes maduros los que secundan a Carrió.
Hermes Binner, el John Wayne de El Hombre Quieto, socialista mormón. Julio Cobos, el Malvinero Sentimental, radical no preferido (hasta hoy) por los radicales. Fernando Solanas, El Dirigente Universitario, peronista cultural solitario, en migración constante. Cierra Ernesto Sanz, La Eterna Esperanza Blanca. Jefe radical.
Duele confirmar que Los Cinco Latinos arrancaron mal con los shows.
De los cinco presidenciables presentes, se destacó siempre al ausente. Mauricio. Nunca pudieron superar el peso de la ausencia (de quien ni siquiera debía estar presente).
Estrella ascendente en 2014, Mauricio es uno de los tres protagonistas prioritarios que aparecen, hasta hoy, en la pantalla etnocéntrica.
Junto a Daniel Scioli, el Líder de la Línea Aire y Sol, extraño generador del Milagro-Scioli. Y con Sergio Massa, el Renovador de la Permanencia, titular de la Franja de Massa.
(“Mauricio, Daniel y Sergio” -cliquear- animan la consagrada miniserie del Portal. Atraviesa la tercera época).

Neutralizaciones

De los cinco, de entrada, Mauricio les neutralizaba a dos.
Primero a Carrió, la dama lúcida que ocupa, en el conjunto, la centralidad de Estela Raval.
Los Cinco Latinos del Frente UNENSeducida y movilizada, la dama encuentra, en la alianza con el PRO, dos ventajas simultáneas. La perspectiva del poder, primero. Y segundo, la proeza de vencer a “los narcotraficantes del PJ delictivo”. Como sostiene, con la ligera irresponsabilidad del inimputable.
Pero sobre todo Mauricio neutralizó a Sanz. Desde antes del lanzamiento en el Broadway, ya se lo imaginaba a Sanz como el vicepresidente ideal de Mauricio.
“Aunque Sanz no mida”, confirma la Garganta.
En realidad, “que no mida” es también el atributo atractivo que enarbola la Esperanza Blanca.
Ocurre que el Equipo de Comunicación Directa, que conduce Marquitos Peña, El Pibe Diez, vende un producto exclusivo. “Mauricio. Consumir con moderación”, cliquear.

Hartos de Macri

Los tres latinos restantes atraviesan los días sumidos en la indagación filosófica. Si el Producto Macri sí o si no.
Los Cinco Latinos del Frente UNENEn vano Cobos proclama que está harto de tener que hablar siempre de Macri. Pero El Malvinero Sentimental está jorobado, porque la unión eventual con Macri es lo único que interesa, mediáticamente, del triste Frente Lacerado.
En el No a Macri sobreactúa Solanas. Es el publicista que consolidó suficiente fortuna como para enrolarse en el cine militante del peronismo cultural. A través de las “actualizaciones doctrinarias” del General. Y del maniqueísmo combativo de “La hora de los hornos”. Para languidecer en su mejor producto, inspirado en la nostalgia parisina de “El exilio de Gardel”.
En los inicios del menemismo transformador Solanas perdió una célebre interna comercial con Falak, Caudillo Bravío de Recoleta. Después se radicalizó al extremo de aliarse con Chacho Álvarez, el Sergio Massa de los 90 (ampliaremos).
El Dirigente Universitario registró altibajos electorales en diversas candidaturas. Hasta que consiguió la senaduría, vigorosamente empujado por Carrió, ya convertida en la actriz más formidable del parlamento. Sin embargo es en los reportajes de TN donde, a sus anchas, Carrió alcanza magistrales niveles de interpretación. Emula aquellos memorables unipersonales de la señora Myriam de Urquijo.
Hoy Solanas confirma, otra vez, con cierto dolor, que Carrió es la política más apta para lograr una banca y alejarse.
Los Cinco Latinos del Frente UNENEmerge Carrió como la dama más abandonable (y traicionable) del último ciclo democrático. Podría confeccionarse una lista inagotable con los audaces que mojaron la medialuna de una banca, merced a sus dramáticas sobreactuaciones. Con medialuneros que, después de mojar, la abandonaron en la banquina. Desde el justamente olvidado Macaluse, El Pálido, hasta el “renovador permanente” Adrián Pérez, nuestro Belmondo en Versión Pobre. Con escala, casi obligada, en la señora Graciela Ocaña, Reina del Dengue (y Archiduquesa de la Gripe Aviar).

El adiós inteligente

Otro “latino” reticente, a la fusión con Mauricio, es Hermes Binner. El socialista mormón de la Utah argentina, la provincia de Santa Fe. Generosa tierra de promisión, donde los socialistas puritanos pudieron asentarse, en alianza con los radicales que el macricaputismo, hoy, pretende arrebatarle.
El Latino restante es Julio Cobos. Emerge como el máximo beneficiario del enroque entre Mauricio y Sanz, que atormenta tanto a Solanas.
De oficializarse el concubinato, Cobos será el beneficiario. Por convertirse en el refugio clavado de los radicales principistas, los menos pragmáticos. Los que no se encuentran desesperados por pasar por la ventanilla del poder. Los que se resisten a la alianza que toman, exageradamente, como una capitulación.
Los Cinco Latinos del Frente UNENBinner, Cobos y Solanas mantienen la alternativa servida de acercarse. De entenderse. A los efectos de armar tal vez un trío melódico, y no servir simplemente como coro complementario a Estela Raval.
“Sin una escena, sin un daño”.
Resta apenas emanciparse del conjunto que está, en la práctica, fracturado. Llega el turno, acaso, del “adiós inteligente”.
Oberdán Rocamora
para JorgeAsisDigital.com
Posted on 15:22 | Categories:

Hacia otro 14 de junio

De la mano de La Doctora, El Cenador y El Gótico.

Hacia otro 14 de junio
“…el 14 de junio de 1982 cuando el gobernador argentino, el ex general Mario Benjamín Menéndez, se rindió ante el jefe de las ‘Task Force’, Jeremy Moore”. Del Fuego/ noticias

Tío Plinio querido,
“Patria o Buitres no es sólo una consigna”, dijo La Doctora.
Tiene razón. Es una trampa para captar incautos. Para tergiversar el fracaso y transformarlo en otra epopeya. Una derrota venerable y heroica.
El cristinismo, tío Plinio querido, suele aplicar, con bastante suceso, la metodología envolvente.
Y en el ocaso acaba de producir su envoltorio superior. Para envolver a quien lo impugne. Hasta convertirlo en un opositor envuelto.
Para no ser calificados de buitres, o de vulgares vendepatrias, lo que corresponde a los críticos envueltos es callarse. Y otorgar. Ceder el campo libre de la argumentación. Para que prosperen los delirios.
Los paquetes que arma el cristinismo carecen entonces de desperdicios. Útiles para estrellar al país sin contemplaciones pero con énfasis. Con rigurosa tranquilidad. Sin resistencias ni reticencias. Contra el paredón del sentido común. De la sensatez más elemental.

Machu Pichu

No obstante la Argentina, tío Plinio querido, tiene perspectivas favorables. Porque La Doctora se va. Tiene fecha de vencimiento.
Hacia otro 14 de junioExpira, a más tardar, en diciembre de 2015. Falta aún un trecho demencial de estancamiento.
Aguardan alrededor de 150 discursos más. Con aprietes a selectivos fantasmas y con victimizaciones sobreactuadas, ante la magnífica euforia de los “pibes para la liberación”. A un promedio de dos o tres discursos por semana.
Es un retroceso de quince dilatados meses, salpicados de diversos frentes de tormenta. Con la mishiadura de la recesión que se niega. Con la inflación que galopa. Mientras los terroristas irresponsables, buitres de afuera o de adentro, agitan el índice de desempleo.
De todos modos, merced a la patología imperante, hay quien se abusa de la mansedumbre eventual del opositor envuelto.
Hay quien advierte que la confrontación contra los providenciales buitres, tío Plinio querido, es altamente redituable. Tanto, que podría facilitarles la utopía de quedarse.
Por la convicción y la tenacidad, los cristinistas resultan admirables. Van siempre para adelante. Contra el imperio de los buitres o por otra ley de abastecimiento. Aceleran siempre, así tengan por enfrente al foso.
Se las ingenian para extraer beneficios hasta del propio fracaso.
Hacia otro 14 de junio“Piedra en la piedra, y el hombre ¿dónde estuvo?”, pregunta Pablo Neruda, en Las alturas del Machu Pichu.
Error en el error, y el peronismo ¿dónde estuvo?
El peronismo vegetal hoy sepulta transitoriamente su historia. Es una hiedra que se aferra a los desplantes de La Doctora. Con la instrumentación de Kicillof, El Gótico. Y con la falta de estrategia que se le atribuye a Zannini, El Cenador.
El grotesco ya adquiere derivaciones alarmantes. Requieren más del servicio de la medicina clínica que de la psicología. Lo que nada tiene que hacer aquí es la ciencia política.
En Paraguay, por ejemplo, La Doctora se atrevió a decir que “el problema no es sólo de la Argentina, es un problema del mundo contemporáneo”.
¿No será mucho? Cuando La Doctora se manda no tiene el menor freno inhibitorio.
Al globalizar tanto la derrota, lo que se globaliza es la magnitud del ridículo. Y el mundo contemporáneo se nos c… de risa. Se da vuelta por respeto, para reírse mejor.

Maldito Ferembach

La “malvinización”, como concepto, se encuentra, tío Plinio querido, dolorosamente banalizado. Duele aceptarlo.
Por formación y educación, usted también fue malvinero. Se lo evoca pendiente de las informaciones que transmitía el pobre patriota José Gómez Fuentes.
Hacia otro 14 de junioCreyó en aquellas apelaciones emotivamente románticas, que condujeron hacia el terrible 14 de junio de 1982.
Acuérdese, el Papa Juan Pablo Segundo bendecía al pueblo compungido por las calles de Buenos Aires, mientras en las islas mataban y desalojaban a los soldados.
Al malvinizar la cuestión administrativa de los buitres, que fue manejada con escandalosa improvisación y frivolidad, la Argentina del 2014 construye, tío Plinio querido, su propio 14 de junio.
De la mano de La Doctora, del Cenador y del Gótico.
La decisión de defecarse olímpicamente en la sentencia del juez Griesa ya se percibe con claridad meridiana.
Ahora, a la reconocida mala praxis, a la impericia y la dilación, debe agregarse la ostensible mala fe. La tendencia hacia el desacato frontal es explícita.
Pero en Nevada emerge Cam Ferembach. Es otro juez que transforma a Griesa, comparativamente, en un anciano venerable. Un abuelito dulce que reprende con dureza la rebeldía nacional.
En su impulso destituyente, impulsado con seguridad por los terroristas de la imprenta Durelley, y tal vez estimulado por los sobres de Paul Singer, el maldito Ferembach viene a entrometerse en aspectos vinculados a la entrañable corrupción nacional y popular.
El malvado Ferembach pretende indagar en la centena de empresas que se le atribuyen a Lázaro, El Resucitado.
Justamente en la plenitud de la etapa lazarista del cristinismo (cliquear). Cuando se multiplican los bolsones ocultos en las sombras y se alude a la prosperidad trunca de La Rosadita.
Con el emblema del capitalismo triunfal que vino desde el sur. Arrancó con Austral Construcciones, por pura casualidad histórica, entre mayo y junio de 2003.
Hacia otro 14 de junioDespués que Duhalde, El Piloto de Tormentas (generadas) cometiera el invalorable acierto histórico de optar, cuando revoleaba el poder, por Néstor, El Furia.
Entonces es Ferembach quien avanza, desde Nevada, en los asuntos recaudatorios que supo manosear el fiscal Campagnoli.
Es otro problema que cuesta atribuírselo “al mundo contemporáneo”. Es espantosamente local, un dilema apenas familiar.
Una profanación del sistema jurídico del imperio que se lanza a manosear la verdadera esencia cultural del kirchnerismo.

Final con Serpientes y Chanchos

Dígale a tía Edelma que la relación política de La Doctora con El Gótico, según Medea, va a terminar astrológicamente mal.
Tan mal como la que terminó La Doctora con Alberto Fernández, El Poeta Impopular.
A la larga, como la tía Edelma y la Otilia lo saben, una Serpiente como La Doctora (o como Máximo) siempre concluye, con el antagónico Chancho, a los desprecios limpios.
Hacia otro 14 de junioAcuérdese que El Poeta Impopular es un Chancho de Tierra. Enternece el pobrecito cuando exhibe su dramático desconsuelo por los canales de cable.
Y dígale a tía Edelma que, para su evaluación, tenga presente que El Gótico es un Chanchito de Metal.
Que según Medea a veces atrae el encanto de lo opuesto. Aunque se termine, generalmente, para el demonio.
Sea dicho aunque la Otilia -siempre fatal- tenga pesadillas después que se aluda a Satán.
Posted on 15:21 | Categories:

lunes, 11 de agosto de 2014

Masones se distancian de Scioli

"Illuminatis" de la logia más calificada discuten alternativas estratégicas.

Masones se distancian de Scioliescribe Oberdán Rocamora
Redactor Estrella, especial
para JorgeAsísDigital
“Sociedad filantrópica, filosófica, laica y progresista. Objetivos: exaltación y perfeccionamiento de las elevadas virtudes humanas”.
—————————————————————–
“Frates, tenemos que tomar distancia de Scioli”.
Los Illuminatis argentinos -masones que entre ellos se llaman “frates”- mantienen reuniones “más discretas que secretas”.
La última transcurrió hace doce días. Un prolegómeno “elevado” de dos horas, antes del almuerzo elemental de San Isidro.
Por discreción profesional se omite aquí la identificación de los participantes. Son influyentes como destacados y reconocidos.
Cuando trasciendan los efectos de la crónica, algunos frates podrán inquietarse. Desequilibrarse un poco, sentirse descubiertos.
Pero calma, frates. Nunca será para tanto.
Masones se distancian de ScioliAnimó, en gran parte, un frate empresario de amplio espectro. Poli-rubro. Un respetado sexagenario de excelsa conservación, portador de elegancia clásica, sin ostentaciones. Tiene “vivos”, según nuestras fuentes, nunca menos de 500 millones de dólares. Sin embargo se encuentra saludablemente preocupado, como todos los frates, “por el destino de la república”. Por la falta alarmante de “vocación por disponer de una estrategia clara para el país”. Por la cultura nefasta de la “vigente improvisación”. Por el “expreso voluntarismo” que caracteriza a quienes se preparan, con “cierta ligereza”, para suceder al gobierno “agotado” que aún “acapara la iniciativa”.
En algún momento, según nuestras fuentes, por la emoción, el disertante se quebró. Cuando ensayó la conclusión sobre Scioli (para el Portal el Líder de la Línea Aire y Sol).
“Tomemos distancia, frates, aunque Scioli sea amigo de muchos de nosotros. Y sobre todo un buen amigo mío”.

Illuminatis

Trátase de una de las logias masónicas más calificadas entre las cien que funcionan en Buenos Aires.
Desde la mitificación infantil de aquellos patriotas de la Logia Lautaro, de principios del Diecinueve, o tal vez desde el GOU -Grupo de Oficiales Unidos-, de mediados del Veinte, se extiende la secreta tentación generacional de participar de una logia. Aunque derive, en el fondo, en la fugacidad de un mero grupo de presión. O en una banda de vulgar lobbing. O por lo menos en el afán de los albañiles modernos, sin la obsesión por construir catedrales, como los masones originarios. Estos Illuminatis son albañiles ideales para construir poder, participar de los réditos del mismo, y ser solidarios, en definitiva, con la logia (o la banda) conformada.
Masones se distancian de ScioliNuestros Illuminatis, eventuales comensales de San Isidro, suelen frecuentar también las ceremonias solemnes del centro de Cangallo, donde talla el Gran Maestre.
Estructuran la logia más representativa por la ubicación que ya supieron conquistar sus iniciados. O que socialmente heredaron. Ya que algunos frates son “ricos desde el Moisés”.
O son consagrados autodidactas de los diversos campos. Desde la industria, el agro, el pensamiento o la comunicación.
Hijos virtuales de inmigrantes que se esmeraron exitosamente en el ascenso económico-social.
Lo que menos se propone la crónica es explorar la historia, ni siquiera el universo interno de la masonería. Emilio Corbiere ya escribió excelentes libros al respecto.
Aquí resta aclarar que los Illuminatis domésticos distan de ser espantosamente anticlericales. Pero se faltaría a la verdad si no se especifica que, entre los frates, reluce la presencia de un rabino erudito.

El boleto picado al peronismo

A través de los cristales desfilaba el verde contundente de San Isidro. En la sala se bebía apenas agua mineral, alguna gaseosa light. Mientras tanto, el empresario poderoso mantenía el equilibrio de la palabra.
Sostenía que Scioli “perdió la oportunidad de romper con el gobierno que paradójicamente lo excluye”.
Masones se distancian de ScioliCon rigurosa unanimidad -cabe consignarlo- Los Illuminatis le tienen picado el boleto al cristinismo.
Aceptan, eso sí, que Scioli es distinto. Que es atacado por los categóricos precisamente por sus diferencias.
Los frates no conciben un gobierno eventual de Scioli, por estar vinculado con “esta versión nociva, autoritaria, del peronismo”.
El “Frate” pregona la necesidad de “tomar distancia del peronismo en su totalidad”. Lo confirma, consciente que puede equivocarse otra vez.
Porque después de los fracasos, siempre se vuelve, con resignación, al peronismo.
El secreto de la hora consiste en comprometerse, para que un gobierno no peronista pueda tener, al menos, alguna “garantía de consolidación”.
Consta que un “frate”, otro empresario igualmente influyente en el norte, de apellido sonoro, o el frate impetuoso, el hilandero de aspecto juvenil y de cultura oriental, inicialmente hicieron negocios extraordinarios con “el régimen agotado”. Como la gran parte de Los Illuminatis. Compartieron, incluso, actos cordiales de inauguraciones, cortes de cintas. Acercamientos casi afectuosos con el matrimonio presidencial. Con el extinto y la dama (para el Portal El Furia y La Doctora).
Otro Iluminati, de origen alemán noble, expresó también su acuerdo con el agotamiento del ciclo peronista. Como el frate diputado, mandato en cumplimiento.

Exploraciones

Masones se distancian de ScioliPara desplazar al peronismo, en las próximas elecciones, se impone, por lo tanto, estimular los acuerdos “que se encuentran en curso”.
En palabras del Portal, entre el PRO -expresión institucional del macricaputismo-, y Los Cinco Latinos del Frente UNEN.
Sin embargo retomó la palabra el orador que se quebraba por su afecto hacia Scioli. Ahora para plantear que en el entendimiento debía incluirse a Sergio Massa. El de la Franja de Massa. Aunque Sergio fuera relativamente peronista.
Se destacó -en Sergio- el atributo inusual del coraje. Por haberse convenientemente enfrentado a los que hoy deben desplazarse.
El alemán del apellido distinguido asentía, como el frate rabino, y como el frate impetuoso de las hilanderías. Sólo se registró la disidencia personal planteada por un activo dirigente que representa a las asociaciones. A las cámaras. Institucionalmente no podía decir “Scioli sí o Scioli no”, o “peronismo sí o no”. Pero le parecía sensato que los frates exploraran el acercamiento entre el PRO y el UNEN. Aunque se producirían, a su juicios, nuevas divisiones invariables.
Aquí coincidió el frate diputado, el del mandato en cumplimiento.
“A Carrió y a Sanz puedo imaginarlos asociados a Macri”, puntualizó. “Pero no lo veo a Cobos con Macri”.
Acaso porque la unión de Macri con Sanz y Carrió le despeja inmediatamente el camino a Cobos. Porque se le agregarán los radicales desencantados.
Asimismo -prosiguió el diputado- consideró que es imposible encontrarlos juntos, de entrada, a Binner con Macri.
“Tampoco imagino a Carrió con Massa, por los misiles que Carrió le tira por televisión”, retomó el sexagenario, ya compuesto. “Pero sí lo imagino a Massa asociado con Sanz. O Con Cobos. Sabemos todos, frates, que abundan las reuniones” (son los acercamientos que el Portal trata en “La política swinger”, cliquear).
Con los medios que dispongan, Los Illuminatis se comprometieron a colaborar para la estructuración de la fuerza más abarcadora, que no sea presentada sólo como un “rejunte”. Aunque al frate tan sensible le duela, “en lo profundo”, bajarle el pulgar a su amigo Scioli. Y todo por no haber reaccionado a tiempo.
Masones se distancian de ScioliAl pasar al comedor, los frates se permitieron brindarle algo más de color al día, a través del vino tinto, un malbec aportado por un frate que también tiene bodegas. Para transformarse, en adelante, en el grupo elemental de amigos reunidos para reconfirmar el afecto y compartir un simpático menú a la carta. Y para intercambiar diálogos amablemente inofensivos, bromas casi banales, ante el fondo verde más espectacular de San Isidro.
Oberdán Rocamora
para JorgeAsisDigital.com
Posted on 10:33 | Categories:

jueves, 7 de agosto de 2014

El fracaso como virtud

EDITORIAL: Tribulaciones del país inmerso en la patología.

El fracaso como virtudescribe Oberdán Rocamora
Redactor Estrella, especial
para JorgeAsísDigital
“El cristinismo se interpreta a través de sus recuperaciones. Es decir, se lo explica por sus caídas y remontadas”.
Osiris Alonso D’Amomio
El intento anterior de recuperación se registró en noviembre de 2013. Después de la humillación electoral que les produjo la Franja de Massa.
Fue cuando La Doctora designó a Milton Capitanich, como Premier. Pero el experimento naufragó rápidamente por los desórdenes policiales de Córdoba. Cuando Zannini, El Cenador, pensó que aún podía cargarse al gobernador De la Sota, El Cordobés Profesional. En adelante, Capitanich supo desgastarse entre la altiva mediocridad del contexto. Quedó reducido a ser un mal imitador matinal de Carlos Corach. Sin embargo logró la hazaña de revalorar a Abal Medina, El Abalito, el antecesor.
Con la designación de Axel Kicillof, El Gótico, como ministro de Economía, La Doctora tuvo un poco más de suerte.
Por lo menos Kicillof supo estrellarla ante el fracaso más redituable.
Con el estancamiento alarmante, que se consolida durante otro año imperdonable. Con el agravamiento de la recesión, y la paralela cultura de la inflación. Con el desbarajuste, en materia de gestión, que concluyó con el país, otra vez, en el descenso del default (“que no es ningún default, si Argentina paga”).
El tema marca la cotidiana imprevisión. El cristinismo, en el viejo litigio con los holdouts, prefirió dormir la siesta durante dos años. Aferrarse a la estrategia dilatoria. Al pedal que sólo perseguía el objetivo de demorar el despreciable choque con la realidad.
Bastó, como era previsible, que en la tercera y última instancia la Corte Suprema de los Estados Unidos resolviera no tomar el caso argentino, para que estallara la evidencia de la mala praxis. Para que la falta de prevención elemental sorprendiera a los irresponsables, en la plenitud oral de su ineficacia.

Patología nacional

El fracaso como virtudPero La Doctora, al final, le toma el gusto a su propio fracaso. Sobre todo al percibir que la confrontación con Los Buitreros le depara notables progresos encuestológicos. Son los réditos inesperados de la derrota.
Significa confirmar que, en el fondo, “el fracaso garpa”. Es un atributo.
En el país inmerso en la patología, el patoterismo oral consigue elevar la imagen. Apuesta para la adolescencia colectiva.
Por lo tanto Kicillof hoy tiene licencia para tergiversar. Macanear con énfasis. Desafiar sistemas jurídicos. Disfrutar de su ascenso irresistible.
Profundiza la frescura universitaria entre la inmadurez festiva de los que no quieren hacerse cargo de nada. Los eternos culpabilizadores de otros. Sigilosos responsables de nuestra desgracia.
La cuestión que El Gótico se proyecta. Hasta ser barajado, incluso, como posible candidato presidencial.
Tienta evocar al filósofo Emile Cioran cuando le preguntaron por la insistente candidatura de François Mitterrand.
“Es lo peor para Francia, un humanista”.

Arrugues de barrera

Aquí consta que La Doctora supo desgastarse en méritos para evitar el default (que “no es ningún default, etc.”).
Se esforzó por postrarse ante la racionalidad. De la mano del mismo ministro. El Gótico que instrumentó, sin ir más lejos, la catastrófica confiscación de Repsol. Para luego arrugar, como corresponde a los duros que arrugan, y pagar mucho más de lo necesario.
Más por necesidad que por convicción, La Doctora intentó bajar el copete ante el “mercado de capitales”.
Tal como se lo pidió -casi se lo exigió- Dilma, su par de Brasil. En una reunión célebre que terminó mal. Cuando Dilma, según nuestras fuentes, le dijo:
“Cristina, Argentina ya es un problema para toda la región, deben volver a los mercados. Brasil puede prestarte tres mil millones, Uruguay mil”.
El fracaso como virtudLa Doctora envió también al ministro favorito para redimirse, a los billetazos limpios, con el Club de París. A los efectos de pagar, incluso, más de lo que debía, con los pantalones bajados y todos los punitorios adentro. Como se le pagó a Repsol, para algarabía de Bruffau y los “titanes catalanes”. O como se arrugó con la cuenta de algunos juicios del Ciadi.
Y después de tantos ostensibles arrugues de barrera, Los Buitreros vienen a estropearle las transformaciones que le reclamaba el sentido común. Y Dilma.

La foto del Billiken

Consta que La Doctora, hasta el último minuto, quiso arreglar con Los Buitreros. Mientras se floreaba con la verba de Kicillof habilitó, en simultáneo, a Fábrega, El Sensato Marginal. Para que, desde el Banco Central, Fábrega convocara a los banqueros, o a alguno de los (escasos) “grandes empresarios” que perduran, apenas son dos o tres. Para comprarles la deuda a los bonistas, desplazarlos y arreglar luego las cuentas en familia, en la tranquilidad de la casa.
El fracaso como virtudPor su parte, Zannini envió hacia Nueva York a uno de los más competentes vendedores de humo de la comarca. Con el propósito de anotarse en la gloria de la solución, sin quedarse afuera de la foto del Billiken de la posteridad.
Pero El Gótico, con instrucción de La Doctora, pulverizó el negocio. Pisoteó el Billiken. Fue otro arrugue de barrera, pero en sentido contrario.
Los banqueros, que por supuesto no actuaban “sólo por la patria”, de pronto se dieron cuenta que a ellos, justamente a ellos, El Gótico, habilitado por La Doctora, “los quería empomar”. Que ni siquiera les iba a reconocer “la que ponían”.
Y mientras Kicillof discurría en la Sierra Maestra del consulado en Nueva York se producían, según nuestras fuentes, comunicaciones telefónicas cruzadas. Efectividad del roaming.
“¿Qué garantía tenemos con estos hijos de p…?”.
“Escuchás las p… que dice este muchacho” -cuentan que se lamentaba un banquero, acaso ante el Sensato Marginal, quien ya había decidido, por tercera o cuarta vez, alejarse del gobierno de delirantes.
“Si se raja Fábrega, sólo resta apagar la luz”, confirma cierto empresario.

Opositores envueltos

El Portal insiste en la teoría que abre esta crónica.
“El cristinismo se interpreta a través de sus recuperaciones. De sus caídas”.
En su derrota, La Doctora comprende que la confrontación con Los Buitreros, de pronto, prende. Y que depara, en el país patológico, hasta cierta popularidad.
El fracaso como virtudAbusa La Doctora, aparte, de la misteriosa irrelevancia que se apodera del opositor envuelto. Del mesurado que teme lícitamente quedarse pegado a la causa de los buitres.
Ocurre que el opositor envuelto depende también de las encuestas. Prefiere obedecerlas, sin intentar perforarlas.
Por lo tanto el opositor envuelto calla. Otorga.
Se asiste a la última recuperación del gobierno que aprovecha los frutos de su propia desgracia.
Sin Kirchner en el escenario, es la primera recuperación de La Doctora.
Es la recuperación más ilusoria. A través del fracaso, que “garpa”.
Significa confirmar que La Doctora opta, ante el fracaso, por acelerar. Por extenderlo, junto al Gótico, ante la impotencia inquietante del peronismo vegetal.
Arrastran entonces el fracaso hasta transformarlo en la categoría de virtud.
Es el fracaso como virtud. Permite jugar al mecano inofensivo del antiimperialismo. Admite tergiversar. Macanear para la tribuna.
Globalizar, en definitiva, el ridículo.
Oberdán Rocamora
para JorgeAsisDigital.com
Posted on 10:40 | Categories:

lunes, 4 de agosto de 2014

Mientras sube Kicillof cae Boudou

Dos no peronistas responsables del colapso de un gobierno estampillado como peronista.

Mientras sube Kicillofsobre informe de Consultora Oximoron
Redación final Carolina Mantegari
especial para JorgeAsísDigital

Introducción
El no ser peronista como atributo

El ascenso de Axel Kicillof, El Gótico, debe interpretarse a partir del descenso de Amado Boudou, El Descuidista.
Ambos protagonizan la misma pendiente. Boudou y Kicillof se unifican a través de la no pertenencia al peronismo.
Emergen -para Consultora Oximoron- como los responsables primordiales del colapso de un gobierno estampillado, sin rigor, como peronista.
Osiris Alonso D’Amomio
Director/ Consultora Oximoron
———————————————————————————————————————————–

Siglas

El Descuidista arrastra la picaresca bonaerense desde los inicios de Mar del Plata. Y durante los manejos presupuestarios entre los balnearios del Tuyú.
La sustancia del yuppie rockero es complementada por diversas siglas. CEMA, por la Universidad que le aportó la cuota académica de liberalismo. Consecuencia del paso estudiantil por UPAU. Cantera de la UCD. El partido en extinción de la familia Alsogaray, que catapultara a don Jorge Pereira de Olazábal, referente del olazabalismo.
El Gótico, en cambio, encarna la picaresca ideológica de la metrópoli. Con arrebatos de marxismo universitario de bajas calorías.
Mientras sube KicillofSustancia de la formación del intelectual de la economía, que compuso un extenso ensayo sobre Keynes.
En una inquietante cursilería antidemocrática, El Gótico tuvo la osadía de desplazarse, durante alguna jornada electoral, a 500 kilómetros del domicilio de avenida Las Heras.
La abstención del sufragio, aquí, se entiende como otro atributo. Transgresión pero no tanto. Irreverencia cubierta legalmente por la distancia.
La chiquilinada se plasmó a partir de la consigna “que se vayan todos”. Es la épica de la agrupación “Tontos pero no Tanto”.
“Cuidado, porque el Axelito abarca mucho pero aprieta mucho más” -sostenía una de sus tías. Apostaba por su gloria.
Como corresponde a la tipología del pícaro, ya estudiada en la literatura del siglo de oro español, estos dos muchachos, Amado y Axel, ideológicamente antagónicos, se las ingeniaron para escalar en el palo envenenado. A partir de la proximidad del poderoso, al que de antemano se proponían superar.
Después de las peripecias en el Mar del Tuyú, y con la complicidad inalterable de José Nuñez, El Descuidista utilizó para ascender a Benigno Vélez, El Maligno. Fue para acceder al PAMI.
Mientras sube KicillofPronto, en PAMI, Boudou se le hizo indispensable a Massa, La Rata del Tigre, el interventor. Al que iba a suceder, en cuanto Massa fuera promovido hacia la jefatura de gabinete.
Es aquí cuando Boudou utiliza a Massa para llegar a La Doctora y El Furia. Se postula con audacia, de la mano de Massa, para resolverles los problemas de financiamiento. Con la idea providencial de manotear los fondos de pensión. Las AFJP. Siempre con siglas.
Conste que la característica eficaz del pícaro consiste en la capacidad de identificar los problemas del superior. Para resolverlos.
El ministerio de Economía estaba ahí nomás. Mera escala técnica hacia la vicepresidencia.

Abarcar y apretar

Para abarcar y apretar, a Kicillof le bastó con arrimarse a Recalde chico. Un baluarte de La (Agencia de Colocaciones) Cámpora. Como subgerente, logró transformarse en su colaborador principal.
Recalde chico suplantaba a Julio Alak en la “recuperada” Aerolíneas Argentinas. Es el dinero-ducto por donde se derraman cotidianos millones de dólares, a canilla libre.
Mientras sube KicillofPara un ascendente vocacional como Kicillof, pasarlo por arriba a Recalde chico, fue una simple cuestión de meses.
Bastó con acercarse a Máximo, En el Nombre del Hijo. Justamente cuando Máximo ya detestaba a El Descuidista. Por filtrar intimidades indiscretas, para colmo falsas.
Bastó además que La Doctora lo escuchara. Siempre estaba a punto de enternecerse con la juventud inquieta. Axel abarcaba. Era brillante.
Aparte del no peronismo, que los fortalecía, Boudou y Kicillof compartieron también un puente. Fue un vaso comunicante. Hernán Lorenzino. Un encantador ministro de Economía que se reportaba a Boudou. Y al que Kicillof, como su segundo, debía consolidar.
Pero Lorenzino, para Kicillof, fue aún mucho más pichi que Recalde chico.
Se lo despachó -a Lorenzino- como embajador. Hoy apenas le llega a Bruselas, junto con el sueldo y el olvido, algún cable.
Significa confirmar que aquella tía, o acaso su madre, tenía razón. Axelito no sólo abarcaba. Sabía apretar.
Puede testimoniarlo Julio de Vido, el Ex Superministro. Le duró pocos rounds de pié. Hoy está casi fuera de combate. Sostenido por los glóbulos rojos que tiene contados. En condiciones de entregarse a sus pajaritos, con fondo de tangos.
O Milton Capitanich, El Premier, al que se le cuentan los días. Como Massa a La Doctora.
Mientras sube KicillofMilton cuenta los días para exiliarse en el Chaco. Mientras es El Gótico el que decide si quiere sucederlo. Y dejarle el ministerio, en todo caso, a Álvarez Agis, El Culata, que ya se lanza hasta a hablar.
Pronto Zannini, El Cenador, también podrá testimoniarlo. El que logró desembarazarse de De Vido y cree ser el gran estratega. El que suele anotarse, a su favor, cualquier alternativa. Menos, claro, la de la derrota. Como ocurrió con el disparate del default (“que no es ningún default, si Argentina paga”).
Pero Kicillof, según nuestras fuentes, se arregló con La Doctora para dejar desairado también a Zannini.
El Cenador pone el adecuado rostro del perro al que le hacen violentamente el amor, y no clarifica, ante nadie, para qué demonios envió a Nueva York al “empresario” Gustavo Cinosi, el Competente Vendedor de Humo.
Cinosi se desplazó a los efectos de mediar, en nombre de Zannini (o sea La Doctora) entre los banqueros que, por invitación de Fábrega (y a pedido de La Doctora), se mandaban también hacia Nueva York para salvar a la Argentina de los trapos del ridículo. Y no “por la patria” desinteresadamente.
Para salvarla del default (que no es ningún default, llamémoslo Pirucho).
Cuentan que fue memorable cuando Cinosi, mientras desplegaba su mercadería de humareda, pretendió erigirse, en representación de Zannini, como el intermediario entre los banqueros y los buitres.
Entonces Sebastián Palla, el enviado de Jorge Brito, lo corrió a Cinosi, con amable celeridad. Como si le dijera “la tuya está, quedate en la reunión, pero ni abras la boca, el que negocia soy yo”. Ampliaremos en algún próximo despacho.

Pelucas, bigotes, anteojos oscuros

Por su apasionamiento por las monedas, El Descuidista sirvió, en principio, para profundizar el fenómeno delictivo del kirchnerismo.
Induce a ilegitimar la reacción higiénica que, como consecuencia de tanto despojo, se reserva la sociedad.
Es la anunciada epidemia de transparencia. La peste de decencia, con sus terribles bacilos de moralidad.
La Justicia, necesitada de purificación, se sitúa a la vanguardia del flagelo de pureza que invade. Al amparo de la espiritualidad que llega desde Roma.
Mientras sube KicillofEn cambio Boudou sirve, en la coyuntura, para exhibir una figura convenientemente atacable.
El objetivo es que los medios se entretengan con el caramelo de madera de Boudou y no busquen otro muñeco. De los tantos muñecos que aguardan.
Sin ir más lejos, el pobre Lázaro, El Resucitado, enriquecido y casi abandonado. Decir Lázaro es como decir Máximo. O La Doctora.
La idea de ser el sucesor de La Doctora quedó en el sueño dificultoso de El Descuidista.
Como la perspectiva de irse, al menos, con la chapa de gobernador. Como desde la vicepresidencia saltaron otros héroes como Duhalde, El Piloto de Tormentas (generadas), Ruckauf, El Sonriente Arrugador, o Scioli, el líder de la Línea Aire y Sol.
Hoy Boudou traga explicables flemas de resentimiento. Cuentan que, para salir a la calle, según nuestras fuentes, a veces suele disfrazarse. Producirse.
¿Será verdad que El Descuidista se calza alguna peluca? Que se pega bigotes, que se pone anteojos oscuros. Y que tal vez así, con aspecto fantasmal, puede tocar el timbre. Sorprender a algunos amigos. Pocos. Decirles “Soy Amado, abrime, no digas nada”.
Trasciende aparte que aquel José Núñez, el de la dupla de su novela picaresca, al cobrar los primeros pesos considerables se agregó el social Carmona.
Dicen que hoy Núñez Carmona mantiene algunos deseos de embestir contra La Doctora. Para llevarla puesta. Sobre todo si se dispone a entregarlo a Amado.
Para concluir, consta que a una alta fuente policial no termina de convencerle para nada el extraño asalto que padeció la bella Agustina.
El robo de dos computadoras. El cristal roto de su Audi estacionado en una cuadra elegante de Belgrano.
Mientras sube KicillofNadie precisamente sospecha, según nuestras fuentes, de Agustina. Pero ronda la paranoia del robo sigilosamente preparado.
Entonces nadie podrá sorprenderse si de pronto comienza a soltarse alguna información inquietante. Derivación de las penetraciones informáticas a alguna pecé robada.
Aunque, en realidad -dicho sea para consolar a la fuente, y a la dama robada- ya casi no queda ninguna tropelía del kirchner-cristinismo que no se sepa. Abundan las agencias y embajadas recargadas de más datos de los necesarios.
Pero para Oximoron, siempre existe, como en el tango, “un pecado nuevo para estrenar contigo”.
El tango, como el medio, también es el mensaje.
Carolina Mantegari
para JorgeAsisDigital.com
Informe Oximoron/ Redacción Final
permitida la reproducción sin citar la fuente.
Posted on 13:31 | Categories:

viernes, 1 de agosto de 2014

Desde la Rufo hacia la aceleración

La imperdonable vocación por subestimar al argentino medio.

Desde la Rufo hacia la aceleraciónescribe Bernardo Maldonado-Kohen
Economía, especial
para JorgeAsísDigital

Chistes de argentinos

Ofender la inteligencia emocional del argentino medio, o subestimarlo culturalmente, es -para el cristinismo- una aventura posible. Aunque imperdonable.
Confirma que a la impericia, a la permanente mala praxis, se le debe agregar, en adelante, la mala fe.
Semejante tergiversación colectiva admite que el país penetre, de pronto, en el laberinto del papelón. Del ridículo, sin salida.
Mientras tanto, desde los países vecinos, o un poco más alejados, se brindan muestras de solidaridad. Aunque se sonríen, en el fondo, por lo bajo. Se tapan la sonrisa con la mano. A los efectos de inspirar próximos chistes de argentinos. Para festejar. Y disfrutarnos.

Cláusula de aceleración

Los irresponsables sumergen a la sociedad en el descenso del default. Pero tratan de convencerla, paradójicamente, que no se trata, en definitiva, de ningún default.
Desde la Rufo hacia la aceleraciónComo “la Argentina paga”, el default no es default. Es una alucinación de conspiradores furtivos. O sostenerlo es una elemental “pavada atómica”.
Aquí se movilizan sentimientos básicos de nacionalismo torpe. Pero combinado con dosis siniestras de anti-imperialismo tardío. A través de la creación de los enemigos imaginarios. Y del “carnaval del mundo” capitalista que nos condena por nuestros atributos.
Derivaciones de la manifiesta incapacidad para gestionar. De las picardías estremecedoras que salieron mal.
La estrategia dilatoria, a través de la estética deplorable del pedal, concluyó en el extraordinario bochorno. En el acto consciente de negar la realidad.
Y cuando todavía los ineptos, los que gobiernan, los que abusan de la complacencia opositora, no terminan de convencer a nadie acerca de las terribles maldades de la clausula Rufo, tienen que sorprenderse con la previsible moda de las “cláusulas de aceleración”.
Las que ya comienzan, según nuestras fuentes, a presentarse. Sin que importe un reverendo pepino la semántica narrativa del default. Si existe o no.
Por lo tanto habrá que preparar una próxima agenda defensiva, para imponer los discursos articulados de La Doctora y de Axel, El Gótico.
Faltaría pronunciarlos, en adelante, en la Organización Mundial de la Salud, en el plenario de la Interpol, en la Sociedad Masónica de Cangallo. O en la FIFA.

Martínez y Pigasse

Desde la Rufo hacia la aceleraciónMatthieu Pigasse, exquisito multimillonario francés, de la Banca Lezard, es editor de Le Monde y dueño de la revista rockera Los Inrockuptibles. También, según Heitz Dieterich, es el principal asesor externo de Nicolás Maduro. Y así le va, al presidente que agrava los escombros de la Venezuela Bolivariana.
Es a través de Venezuela que Pigasse desembarca, según nuestras fuentes, en los negocios abiertos de la encepada Buenos Aires. Y de algún modo, Pigasse se las ingenia para sugerir la conveniencia práctica del default para la Argentina. Idea perversa que, aunque lo desmienta con entusiasmo, también supo acercar el financista mejicano David Martínez, del fondo Fintech.
Para colmo socio de Héctor Magnetto, El Beto, el baluarte Martínez mantiene excelentes vinculaciones con el cristinismo. Hoy por los teléfonos, en un tiempo no muy remoto fue Ciccone, antes del ingreso de The Old Fund, artificio que marcó la gloria y la sepultura de Boudou y La Banda de los Descuidistas. Ampliaremos.
Hoy Martínez mantiene una sobria influencia moral, según nuestras fuentes, hasta con Carlos Zannini, El Cenador. Es acaso el máximo responsable de la estrategia que condujo al flamante naufragio de la Argentina. Presentado, como se acostumbra, como una epopeya.
Entonces Pigasse y Martínez coincidieron en instalar la idea que el default no es grave. Al contrario. Y ni siquiera tampoco es default. Y sin que nadie sospeche que ambos baluartes rápidos “están jugados en CDS”. O sea en el llamado Crédito Default Swap. Otro artificio teórico invalorable, inventado en 1994 por Blythe Masters, del JP Morgan.
Desde la Rufo hacia la aceleraciónEs uno de los instrumentos más modernos de Wall Street. Merecería ser estudiado por De Pablo, y tratado por el colega Monteverde.
“Los CDS se utilizan en el aseguramiento de grandes corporaciones. En el aseguramiento de paquetes de referencia crediticia, o en el aseguramiento de los bonos de deuda soberana. Se dieron a conocer tras el estallido de la crisis subprime. Su monto mínimo de operación es de 10 millones de dólares” (referencias tomadas del Blog Salmon).

Don Julio no murió

Dijimos que todavía no terminó de clarificarse la cuestión irritante de la clausula Rufo cuando cae, sobre el cuello de la Argentina, el cadalso de la cláusula de la aceleración.
Para ser más específico, se trata de la aceleración que gatilla el “cross default”. O sea el default cruzado. Melkonián tendría que explicárselo pronto a Maxi Montenegro.
Trátase de las presentaciones que ya mismo pueden realizar los tenedores de bonos que se atrevan a juntar el 25 % de cualquiera de las 16 serie de bonos, y que de pronto se presentan por ventanilla a cobrar.
Por ejemplo los tenedores de series de Bonos Par, los que vencen en 2038.
Desde la Rufo hacia la aceleraciónSi se juntan más del 25 por ciento de los bonos emitidos se mantiene “el derecho de acelerar”. De pedir cobrar al contado la totalidad. Obliga al estado emisor a negociar. A abreviar los plazos. Y para semejantes desventuras Kicillof no está aún preparado. Aunque recurra a su ayuda Álvarez Agis, al que Morenito pronto lo apodó El Culata.
Pero según La Doctora y El Gótico el default no es, en definitiva, ningún default. Como sostener que don Julio Grondona, en definitiva, no murió.
Se lo vela, se lo sepulta, pero su obra nada tiene que ver con la muerte. Por lo tanto don Julio vive. “Todo pasa”.

Alineamientos y envoltorios

La esquizofrenia cotidiana se encuentra garantizada desde lo más alto del poder. Y lo que se escriba aquí puede ser más tarde corregido. Impugnado de inmediato. Declarado falso. Inexistente.
Persiste una crisis de superproducción de la conjetura. Instiga a diseñar los acuerdos que tampoco existen. Arreglos virtuales, soluciones mágicas que sólo encuentran refugio en el voluntarismo. O en la imaginación.
Desde la Rufo hacia la aceleraciónLo que resultó admirable -y debe aceptarse- es la manera en que el cristinismo envolvente supo contagiar su propio desconcierto. Sobre todo a lo que puede denominarse “oposición envuelta”. A los “opositores envueltos” por el cristinismo que siempre sabe utilizar, y esmerarse, en la preparación del envoltorio.
“Están todos alineados”.
Se lo aseguraron al importante gobernador que se anota, naturalmente, para la sucesión. Por más que se le esmeren en la presentación de trabas.
Por supuesto que Daniel, invariablemente “alineado”, no iba a representar ningún problema. Porque Daniel “es del palo”. Pese a los cotidianos esmerilamientos de La Doctora. Al énfasis ninguneador de Zannini, el máximo responsable del desastre.
El problema es que divulgan que mantuvieron también “alineados” a Mauricio y a Sergio. Los opositores mejor posicionados. Invariablemente envueltos.
El primero, a través de la línea magistral que bajara Durán Barba, El Equeco. Y que instrumentara Marquitos, El Pibe de Oro, que provocó la resignación piadosa de los economistas de cabecera.
El segundo, por el respeto visceral que, entre los economistas de la Franja de Massa, se le mantiene a Roberto Lavagna, La Esfinge.
Desde la Rufo hacia la aceleración“Lavagna fue de los primeros en alinearse”, confirma la Garganta.
Sospechan las fuentes que Lavagna, que es en el fondo un melancólico, mantiene la insólita esperanza de volver a caminar por los jardines.
De ser convocado, acaso, como en 2002. A los efectos de aportar su innegable cuota de patriotismo y rescatar a la Argentina. Por segunda vez. Porque fue arrojada, por impericia, hacia el segundo foso del siglo.
Lo recomendable entonces, en tramos decisivos, era callar. Permitir. Otorgar. Mientras La Doctora, Zannini y Kicillof conducían la profundización del disparate.
No debían referirse demasiado al riesgo del default (“que no existe, ¿de qué default hablan?, si Argentina paga”).
Lo conveniente era plantear las inofensivas generalidades dilatorias. Ante la resignación, la sigilosa impotencia de los economistas de medialuna enarbolada. Los que no podían desconocer que se dirigían, frontalmente, hacia la debacle.
Para chocar, otra vez, la calesita de la improvisación.
Bernardo Maldonado-Kohen
para JorgeAsisDigital.com
Posted on 10:49 | Categories:

lunes, 28 de julio de 2014

La trama trágica de la efedrina

Aporte de María Servini a la epidemia de transparencia iniciada por Ariel Lijo.

La trama trágica de la efedrinaescribe Oberdán Rocamora
Redactor Estrella, especial
para JorgeAsísDigital
“Esta magistrada no estaría en condiciones técnicas de establecer si la diferencia entre 0,75 o 1 kg es razonable o no lo es, pero la desproporción entre 4 y 738 kg no deja mucho lugar a debate…”
María Romilda Servini

Prefacio
Un cuadro frondicista del MID

A través de la “epidemia de transparencia”, de la nociva “peste de moralidad” que invariablemente se viene, hoy puede asegurarse que la literatura más consistente procede de Comodoro Py.
A las celebradas 335 fojas del juez Ariel Lijo, que despliega la desventura más notoria de La Banda de Descuidistas, deben agregarse ahora las 163 fojas de la jueza María Romilda Servini. Donde desmenuza alarmantes “distracciones” de funcionarios que hacían lo que podían. Buracos del estado que facilitaron el tráfico de cuarenta mil kilos de efedrina hacia Méjico.
Los protagonistas que desfilan, en la trama trágica de la efedrina, admiten ensayar una historia lateral del kirchner-cristinismo. Digna de tratarse en otra miniserie.
La trama trágica de la efedrinaEn efecto, los personajes, aquí encabezados por José Ramón Granero, El Bochi, denunciante de las circunstancias que hoy lo acosan, remiten a la pre-historia del vigente fenómeno político. El kirchner-cristinismo, que mantiene las implicancias delictivas, generadoras de la epidemia con que arranca esta crónica.
Aluden a los bacilos dispersos de decencia, de pureza ciertamente perjudicial, que reclama la sociedad sensibilizada, por la irrupción, en parte, del cuestionado Francisco.
El escenario inicial es Santa Cruz, la provincia natal de Néstor Kirchner, El Furia, pero también de José Granero, un cuadro frondicista del MID.
Granero emerge como uno de los procesados por la doctora Servini, La Conductora.
Es quien fuera la más solvente conductora que tuvo el justicialismo, desde la muerte de Juan Domingo Perón. El PJ es el partido ideal para ser estructurado sólo desde los tribunales. Y la abnegada Servini es una jueza que mantiene la competencia electoral. Actualmente Servini se dedica, aparte, con “suerte bastante relativa”, a la faena inútil de cazar ancianos franquistas. Supuestos asesinos de lesa humanidad, que quedaron como saldos agónicos de la Guerra Civil Española.

Miss Dengue

La trama trágica de la efedrinaOcho décadas después de aquellos trajines judiciales de Servini, debe contarse que su procesado Graneros se referencia, según nuestras fuentes, en Julio De Vido. El Ex Superministro, titular de Los Huérfanos. Línea interna, en permanente declinación desde la muerte (irresponsable) de El Furia. Ampliaremos.
Pero los ricos personajes remiten, además, en tiempos de escoba nueva, al delirio superado de la transversalidad.
De cuando Alberto Fernández, El Poeta Impopular, hoy animador tangencial de la Franja de Massa, aspiraba a proyectar, justamente a El Furia, como máximo emblema de la lucha contra la corrupción.
Entre las grandes hazañas de Alberto figuró aquel estímulo suicida hacia el disparate de las coimas en el senado de la nación, que derivó en un costoso bochorno. Y en la incorporación, además, de la señora Graciela Ocaña, La Reina del Dengue y Archiduquesa de la Gripe Aviar.
Otra cazadora vocacional de corruptos que iba a hacerse cargo del ministerio de Salud. Es donde Ocaña legitimaría el apodo. A través de la parálisis administrativa, consecuencia de su apasionamiento por buscar corruptos por los pasillos.
En la actualidad, Miss Dengue anima continuos sketchs en emisiones de cable, donde compite, en materia de denuncias permanentes, con la líder espiritual que siempre la supera. Es Elisa Carrió, La Demoledora Traicionable. Juntas, en aquellos fascinantes días del ARI, trajeron tenebrosas cajas de Estados Unidos, con informaciones exclusivas que concluyeron en un reconfortante hazmerreir.
La trama trágica de la efedrinaAunque no lo trate Servini en su texto, por su relación conflictiva, Miss Dengue resultó fundamental en la peripecia kirchnerista de Granero.
Compartieron el PAMI. Es el desquicio inviable que funcionó mejor -cabe consignarlo- durante la administración de la señora Matilde Menéndez. Pero aceptarlo es transgresivo. Conviene callarlo.
Desde la sub-intervención en PAMI, Graneros pasó al SEDRONAR. Es la devaluada secretaría que se ocupa de la drogadicción. En cambio la interventora Ocaña ascendió hacia el ministerio de Salud. Para algarabía momentánea de Alicia Kirchner, La Fotocopia, porque conseguía desprenderse de Ginés González García, El Sanitarista. Otro peronista extraño que pasó de ministro elevado a reducido candidato a concejal, para pasar, sin escalas, hacia la diplomacia, como embajador en Chile.
Para apurar el prefacio, la trama trágica de la efedrina roza la financiación de la vibrante campaña presidencial de 2007. La que consagró a La Doctora. Con mangos de las droguerías.
Y atraviesa también la carnicería sustancial del Triple Crimen. Por el fusilamiento de los tres muchachos que arrastraban afanes lícitos de progreso acelerado. La ejecución se registró en una casona de Quilmes. Mantuvieron a los fusilados en una heladera, para presentarlos después, ordenadamente cadavéricos, en un desolado potrero de General Rodríguez.
La trama trágica de la efedrinaEs la carnicería de estos chicos lo que brinda fuerte visibilidad a la causa que perfora ministerios diversos. Vertientes para el ensayo de la historia lateral.
A través de estos muchachos inquietos que dejaron imperdonablemente la vida, perdieron también los hermanos Lanatta o los hermanos Squillaci, aún en cana.
Y desfilan también complejas personalidades. Involucrados “empresarios” como Alfredo Abraham e Igor Pérez Corradi. Los dos son fundamentales para profundizar la creciente generosidad del tráfico. Con sus droguerías que participaban activamente de la metodología democrática, que les facilitaba la gloria de existir.
Mejicaneadas violentas para interpretar el paso de la efedrina hacia Méjico. A los efectos de envenenar la tipología de generaciones de mejicanos predispuestos a “extasiarse”. Como la del desventurado Sebastián Forza, acaso, al irascible Pérez Corradi. Movimientos que le otorgaron cierto ritmo, misterio e intensidad, a la perceptible diferencia de los 40 mil kilos de efedrina.
Desfila también un juez que sería despedido. Como el venerable Faggionato Márquez. Con su paso devaluado ante la historia, por aquel desdichado episodio de evitar, en 2009, como fuera, el triunfo de Francisco de Narváez, El Caudillo Popular, que portaba la sospecha simultánea de ser rico y colombiano. De cuando El Furia instruía a los valientes de la Cooperativa de Crédito de 25 de Mayo para que se esforzaran. Porque debían encontrarle algo a Narváez. Un supermercadista recién iniciado no debía vencerlo.
La trama trágica de la efedrinaPor último, para complementar la epopeya personal de Granero y de sus denuncias, debe registrarse su reemplazo en el SEDRONAR. Por Rafael Bielsa, El Pavo Real. Es el sobreviviente culto de varias derrotas al hilo, que se especializó en clarificar el pasado inmediato. O sea, los pasos de Granero.
Según el informado colega Juan Cruz Sanz, para Granero, su dilema actual con la justicia es la derivación judicial de “una cama de Bielsa”.
Como si Bielsa se hubiera esmerado para tenderle el lecho. Y acostarlo.
Al cierre del primer capítulo, en realidad, la “cama de Bielsa” es eventualmente inconvincente. Para registrarla.

Los Huérfanos

En el pre-facio se menciona, con frecuencia, la efedrina, un pre-cursor.
Pero se dijo también que los protagonistas remiten a la pre-historia.
A Los Huérfanos, la línea interna que conduce Julio De Vido, Ex Superministro reducido a un vegetal. Por el empuje insaciable de Axel Kicillof, El Gótico.
Lo último que El Gótico le sopló a De Vido, con la anuencia feliz de La Doctora, fue la Secretaría de Energía, que ocupaba Rod Cameron. Para colocar a la ingeniera Matranga de La (Agencia de Colocaciones) Cámpora.
Para no complicar a De Vido, el otro huérfano, Granero, una vez procesado por su paso distraído en el SEDRONAR, decide hacer lo contrario de Boudou, El Descuidista de la novela de Lijo.
Es decir, Granero renuncia al puestito de director en Enarsa. Es la empresa inexplicable que el senador Romero llama En Farsa. Un artificio que cuesta entender para qué demonios sirve. Y que hoy también maneja con mayoría La Agencia de Colocaciones. Aunque con los frenos posibles que solía prodigarles Granero, junto a otro “huérfano”, el ex diputado Fernando Zalim, de Santiago del Estero. Y con la (acosada) señora Tamara Pérez Balda, de Río Negro.
Al salirse del juego, a los efectos de defenderse del procesamiento de Servini, Granero representa otro golpe más para De Vido.
La trama trágica de la efedrinaSe consolida además la versión que indica que La Doctora “no quiere saber más nada con los pingüinos”. Sobre todo con Granero, al que nunca quiso.
Ocurre que el “cuadro desarrollista” era un frontal opositor a El Furia.
Un estadista -El Furia- que tenía suficiente flexibilidad estomacal. Por lo tanto no vacilaría en reconciliarse con Granero, hasta convertirlo en hombre propio. Como Arturo Puricelli.
Pero La Doctora, en cambio, no olvida.
La desconfianza total hacia los huérfanos se sostiene en aquella reflexión que Roberto Arlt, un colega superior de Lijo y de Servini, consagrara en “El juguete rabioso”.
“Te odio por lo que sabés de mí”.

Secreto de Santa Cruz

Trasciende que La Doctora no le permite a De Vido la licencia de irse.
“De aquí sólo te vas con los pies para adelante”, cuentan que le dijo.
Y aunque las balas le pasen cada vez más cerca, trasciende que La Doctora disfruta del avance judicial sobre Granero, el desarrollista que fuera vice del gobernador Del Val. Al que Los Kirchner, cuando ocupaban la intendencia de Río Gallegos, ayudaron a destituir. En un ingrato juicio político. Y con la venia, la específica luz verde, según nuestras fuentes, de Carlos Menem, El Peronista Neoliberal. Pero entonces Menem era también el jefe político de El Furia y La Doctora. Cualquier humillación era posible por alguna ventajita. O unos mangos.
La pre-historia del pre-facio concluye con la divulgación del secreto compartido por miles de santacruceños.
El Furia debe su ascenso al poder gracias a los militares. Por el voto del electorado militar.
De cuando el titular del regimiento, un general lúcido de prenombre Heriberto, se presentó, junto a su colaborador de inteligencia, ante Del Val y Graneros. El motivo era consultar por quién debía votar la nutrida familia militar, en las elecciones por la intendencia de Río Gallegos, 1987.
Cuentan que fue Del Val quien le dijo al general Heriberto:
“Este muchacho Kirchner, es muy jodido, es insoportable, pero es mejor que los radicales”.
Entonces, para próxima desgracia de Del Val, El Furia ganó, por 110 votos.
Oberdán Rocamora
para JorgeAsisDigital.com
Continuará
Manténgase conectado.
Posted on 11:14 | Categories: